El Ingenio Barahona no ha sido tasado 22 años después de su arrendamiento

Por Germán Reyes

BARAHONA:  Pese a que en 1999 el gobierno arrendó el Ingenio Barahona a inversionistas guatemaltecos que se agruparon en la empresa Consorcio Azucarero Central, a la fecha carece con precisión de la dimensión de los terrenos envueltos en la concesión, de acuerdo con declaraciones oficiales.

El gobierno, después de la firma del contrato con el CAC, ha firmado tres adendas en las que ha variado la cantidad de terreno sin antes realizar una medición. En ambos casos, sin embargo, las autoridades se han atenido a los designios de los extranjeros que, según  datos oficiales, permanecieron por once años sin pagar siquiera un centavo por el usufructo de esos bienes, «además de adeudar más de RD$1,500 millones».

De esa forma quedaron los terrenos luego que el CAC demoliera plantaciones de plátanos, guineos, limones, cocos, mangos y otros rubros.

El ingeniero agrónomo Danilo Severino, presidente de la Asociación Nacional de Profesionales Agropecuarios (ANPA), consideró como «un crimen» las pretensiones del gobierno de permitir que el CAC destruya plantaciones agrícolas en terrenos del Sur.

Según Severino, los terrenos del Ingenio Barahona son «Uno-A», de la más alta calidad y los únicos del CEA con la facilidad del regadío por inundación gracias a su privilegiada ubicación en la parte baja del río Yaque del Sur.

El IAD confirma

El director del director del Instituto Agrario Dominicano (IAD), Danilo del Rosario, declaró al periodista de Neiba Faustino Reyes Díaz que será ahora cuando inicie la mensura catastral para, de esa manera, influir en el conflicto que sostienen los extranjeros con pequeños productores agrícolas que por hasta 90 cultivan sus predios de plátanos, guineos, cocos, mangos, limones y otros rubros.

Las mujeres trabajadoras del campo también acompañan a los hombres en el campamento establecido en El Aguacatico. María Cedano es un ejemplo también de dirigentes vanguardia.

Los ejecutivos del CAC, con el apoyo del CEA, demolió las plantaciones agrícolas con sus equipos pesados porque, según uno de sus voceros apellidado Candelario, «puede determinarse en las mediciones que realizamos que están dentro de la parte que contratamos».

Esa acción provocó que los campesinos afectados formularan insistentes reclamos que, al ser desoídos, optaron por instalarse en un campamento en los terrenos denominados El Aguacatico, ubicados entre las comunidades de Tamayo y Neiba.

De acuerdo con las declaraciones del funcionario, una de las aspiraciones de los campesinos y de diversos sectores organizados luego del arrendamiento de los terrenos del Ingenio Barahona seria cumplida con el saneamiento de los asentamientos de la reforma agraria.

Del Rosario aseguró que se hará la medición de la porción de tierra que posee el CAC con tal de transparentar y precisar sobre las conjeturas que se manejan.

“Con esa iniciativa el gobierno encabezado por el presidente Luis Abinader  busca establecer si el terreno que tiene la empresa de capital extranjero es menor que la establecida a en el contrato», dijo el funcionario.

Agregó que la medición permitirá completar la cantidad de tierra convenida con el CAC para completarle en el caso de que le faltare o, de lo contrario, aplicar una reducción y la parte restante distribuirla entre los campesinos que las reclaman como suyas.

Del Rosario reiteró el compromiso del IAD «por instrucciones del presidente Abinader», de garantizar la seguridad jurídica en el país y de garantizar que los agricultores tengan sus espacios donde producir los alimentos de sus familias y del pueblo dominicano.

Los agricultores respaldan

Dirigentes parceleros respaldan el saneamiento de los terrenos anunciado por el IAD. Asimismo, anunciaron de antemano su disposición incondicional de «respetar los resultados del levantamiento».

“Estamos de acuerdo que se mida la tierra nuevamente y la que a ellos les toque nosotros no tenemos ningún problema», dijo Pedro P. García,  presidente una de las asociaciones de parceleros de terrenos ubicados en la zona denominada El Aguacatico, ubicados entre Tamayo y Neiba.

“No solo apoyamos, estamos reclamando eso porque estamos seguros que ellos están ocupando más de lo que establece el contrato de arrendamiento y pretenden seguir ocupando de manera irregular más terrenos de los que están dentro del contrato”, declaró García.

La desconfianza

De su lado, los productores agrícolas que ocupan el campamento que levantaron el la zona de El Aguacatico expresaron su desconfianza ante las declaraciones del director del IAD, a quien identificaron como patrocinador de las «atrocidades» que atribuyen al CAC con la destrucción de sus cultivos.

Para Manuel Pérez, presidente del Centro de Promoción Campesina Lemba,  los campesinos ya no confían en ese director del IAD «que cuanto procura con sus declaraciones es debilitar el proceso que hemos emprendido para realizar el día 15 una marcha multitudinaria».

La protesta, que tendría lugar en Barahona en ocasión de celebrar El día del agricultor, será realizada para reclamar el respeto de los derechos de los pequeños productores agrícolas a cultivar su tierra, la terminación de la presa de Monte Grande y el cese de la explotación minera en la sierra de Bahoruco.

Fuente: El Faro del Sur

Vea también:

Whatsapp